Sector agropecuario y su importancia en la provincia de Chiriquí

Las estadísticas del año 2021 del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) en Panamá revelan una distribución del Producto Interno Bruto (PIB) que destaca la importancia del sector terciario, representando un 67,8%, seguido del sector secundario con un 26,1%, y el sector primario con un 2,4%. Esto significa que el país sustenta su economía principalmente en los servicios. Sin embargo, esta predominancia del sector terciario no tiene que restarles importancia a las actividades agropecuarias, especialmente en regiones como Chiriquí.  Esta provincia se caracteriza por ser un área con una gran diversidad geográfica y riqueza natural, de la cual emergen actividades como agricultura y ganadería.  En consecuencia, su población depende del sector agropecuario como un gran contribuidor para la generación de empleos, crecimiento económico y seguridad alimentaria. A continuación, exploraremos cada una de estas contribuciones:

Generación de empleos

La generación de empleos se refiere al método de crear posibilidades de trabajos en la economía de un país. En el caso de Panamá, se destacan actividades económicas como la cría de ganado, la producción de cultivos y la recolección de productos agrícolas, las cuales bridan nuevas oportunidades laborales debido a la utilización de técnicas rudimentarias, en parte por la falta de accesibilidad a nuevas tecnologías. Por ende, la mano de obra se ha convertido en un recurso esencial e irremplazable en esta área. 

Según el informe económico y comercial de Panamá, el sector primario proporcionó empleo a 273.139 personas en el 2021, lo que representa al 15,7% de la población ocupada. Es importante destacar que estas actividades tienen la característica de ser practicadas en zonas rurales, lo que contribuye al desarrollo de estas comunidades y disminuyen la migración rural-urbana. 

Crecimiento económico

El crecimiento económico se refiere al aumento a largo plazo de la producción de bienes y servicios en una economía. En el caso de Panamá, las actividades agropecuarias han desempeñado un papel crucial en el desarrollo económico a lo largo de su historia. 

Un ejemplo destacado es la producción de cereales y granos, como arroz, maíz y frijoles. Aunque la producción nacional no puede satisfacer por completo la demanda interna, estos cultivos son esenciales para garantizar la seguridad alimentaria en Panamá. La necesidad de importar una parte de estos productos subraya la oportunidad de mejorar las técnicas de producción y modernizar el sector, reduciendo así la dependencia de las importaciones.

Además, las exportaciones de frutas tropicales como el banano, la piña, el plátano, el melón, la sandía y el café han generado ingresos significativos para el país, fortaleciendo su economía y promoviendo un crecimiento sostenible. La diversificación hacia cultivos de alto valor agregado y la producción de productos derivados, como tomates, caña de azúcar y palma africana, han contribuido al crecimiento de la industria y a una mayor participación en el comercio internacional.

Seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria se refiere a la situación en la que todas las personas tienen acceso físico, económico y social a alimentos nutritivos que satisfagan sus necesidades dietéticas, permitiéndoles llevar una vida saludable. En el caso de Panamá, las actividades agropecuarias desempeñan un papel crítico en la provisión de alimentos para su población. La combinación de la producción nacional con las importaciones necesarias contribuye a mantener la estabilidad de los precios y la disponibilidad de alimentos esenciales en el mercado local.

Adicionalmente, la diversidad en la producción agrícola y la industrialización de sus derivados contribuyen a la variedad de la dieta y a la capacidad del país para enfrentar posibles desafíos alimentarios en el futuro. Por ende, la producción nacional de alimentos, tanto de origen vegetal como animal, garantiza un suministro constante y confiable de alimentos básicos y nutritivos para la población. Esto no solo reduce la dependencia de las importaciones, sino que también aumenta la resiliencia del país ante eventos climáticos adversos o crisis alimentarias a nivel global.

El sector agropecuario enfrenta una tendencia negativa en cuanto a la cantidad de productores en el país, debido a una serie de problemáticas eminentes que abarcan un alto nivel de fragmentación y concentración de la tierra, minifundización, la disminución de la posesión de tierras con propósito agrícola, entre otros. Sin embargo, es de suma importancia concientizar sobre el papel que el sector agropecuario desempeña como contribuyente a la riqueza y diversidad nacional. Estos factores resaltan la importancia de promover el desarrollo y la diversificación de los productos del país.

¡Apoya el producto nacional!

Deja un comentario